Relaciones Sexuales Dolorosas: Por Qué Suceden y Cómo Evitarlo




Close
Close

Las relaciones sexuales dolorosas son más comunes de lo que se podría creer, la mayoría de las veces lo padecen las mujeres, sin embargo es también posible que los hombres sufran este mal. Muchas de las personas que sienten dolor al tener relaciones sexuales no hablan mucho respecto a su situación, por lo que en ocasiones se puede volver frustrante para la pareja o incluso reducir al mínimo los momentos juntos.

 

Los motivos son muy diversos, las relaciones sexuales dolorosas se pueden presentar en distintos momentos de la vida y variar dependiendo de quien la padece. Al ser las mujeres las que más tienden a estar en esta situación, se ha estudiado más las posibles causas al igual que soluciones que pudiesen ayudar a evitar esto.

 

Causas de las Relaciones Sexuales Dolorosas

 

Los motivos por los que se pueden presentar relaciones sexuales dolorosas son varios, algunos de ellos pueden ser:

 

Infecciones: Principalmente las agudas o crónicas como infecciones vaginales, infección en la trompa de Falopio u ovarios, verrugas, candidiasis, entre otros.

 

Causas físicas: Como endometriosis, malformaciones en los órganos sexuales, sequedad vaginal, cicatrices después del parto, vaginismo, alergia al látex, entre otros.

 

Causas psicológicas: Experiencia traumáticas anteriores a la relación puede hacer que la vagina se contraiga aun involuntariamente causando dolor, tener poco conocimiento acerca del proceso o temor a la penetración por información errada también, sentirse incomoda, presionada, o estresada también influye en tener relaciones sexuales dolorosas.

 

Enfermedades: Si se padece de algunos tipos de cáncer, tumores pélvicos, quistes en los ovarios, miomas y similares es posible también sentir dolor al momento de tener la relación sexual.

 

Cómo Evitar Tener Relaciones Sexuales Dolorosas

 

Dependiendo de la causa del dolor se puede hacer algo para tratarlo. En cada caso es necesario estudiar los síntomas, ser claro al hablar con la pareja al respecto y entre los dos obtener ayuda de profesionales en el área que los orienten de manera tal que puedan llevar una relación sexual sin dolor a buen término.

 

  1. Para las infecciones hay diferentes tipos de tratamiento, los más comunes son cremas compuestas por Clotrimazol u otros antibióticos, aunque es necesario la visita a un especialista que determine el tipo de infección y el procedimiento a seguir.

 

  1. Las molestias físicas que impiden una relación sexual placentera pueden tratarse dependiendo de la misma, algunas requieres de recetas con hormonas para ayudar a contrarrestar los efectos, otras solo pueden ser tratadas con intervención quirúrgica, mientras que otras más suelen eliminarse o controlarse con otro tipo de tratamiento.

 

  1. Para las causas psicológicas es necesaria la presencia de un psicólogo u otro profesional del área que entre a descubrir la patología del comportamiento y a tratarla según sea conveniente para ayudar a la persona a tener relaciones sexuales sanas.

 

  1. En el caso de las enfermedades es necesario determinar cuál se padece para proceder con el tratamiento, la mayoría de estas requieren acompañamiento de médicos y psicólogos pues suelen ser enfermedades difíciles que requiere de intervenciones profundas o tratamiento desgastantes para quien se somete a ellos.
Oye! Dale "MeGusta"