Sexo Salvaje Para Lograr un Estado de Meditación

sexo salvaje: De acuerdo con los expertos, la meditación puede definirse como una técnica para descansar la mente y alcanzar un estado de conciencia que es totalmente diferente del estado de vigilia normal.

 

La comunidad médica ha vinculado la práctica a una capacidad para regular las emociones. Los científicos han asociado la meditación con los cambios funcionales en el cerebro; específicamente, una reducción de vagabundeo de la mente.

 

Los que practican la meditación han dicho experimentar disminución de los niveles de estrés y una mayor tolerancia al dolor.  Aun así, no todo el mundo está  meditando. Así que las personas interesadas en las ventajas que presenta un «estado alterado» podría encontrar el placer de saber que hay otra manera de acceder a él, y viene en forma de sexo salvaje.

 

 

El Sexo Salvaje y la Salud Mental

 

Un estudio realizado en los Países Bajos encontró que los practicantes de sadomasoquismo, BDSM, poseían rasgos psicológicos más positivos que el público en general. Aquellos en la práctica reportaron sentirse menos neuróticos, más extrovertidos y menos sensibles al rechazo.

 

Otro estudio realizado en los EE.UU. encontró que las parejas identificadas que practicaban el sexo salvaje experimentaron menos estrés y un aumento de la intimidad después de las actividades relacionadas con BDSM.

 

Brad Sagarin, profesor de psicología de la universidad del Norte de Illinois y fundador de la ciencia del Sadomasoquismo dijo a un medio de comunicación que a través de los estudios sobre el tema, luego de la práctica de este tipo de sexo, ambos involucrados muestran un aumento de cercanía en la relación, la disminución del estrés psicológico, y la evidencia de los estados alterados de conciencia.

 

Estudios Sobre el Sexo Salvaje

 

La evidencia científica muestra también los resultados de estas teorías en cuanto a los efectos en el cerebro de estas actividades físicas que intervienen en la fisiología. Lo que se encontró es que estas personas disfrutan sobre manera del dolor que infringen a otro. Sin embargo, aunque trae una importante dosis de felicidad, puede llegar a alteras otros aspectos de la mente humana.

 

Sea como sea, los efectos que ha creado el sexo salvaje a muchas personas, parece ser positivo, pero quizá puede ser algo que está más relacionado con el gusto anticipado por el dolor, que por algo que se practique de la mera casualidad y desenlace en la placidez total.

 

Lo que al parecer produce este tipo de práctica sexual en las relaciones es un placer que va más allá de lo normal, porque en resumidas cuentas, es una práctica fuera de lo común. Pero que termina siendo una dosis psicológica tan fuerte, que parece una droga.

 

Autores que han descrito y estudiado la experiencia coinciden en que  hay un estado alterado de la conciencia; una experiencia espiritual distinta. Un hecho que solo puede ser compartido entre quienes disfruten de llevar a los extremo un acto que es tan placentero como agresivo, espiritual, profundo y armonioso. Es en resumidas cuentas, una manera de meditar sin el yoga.

Click En "MeGusta" Para Mas En Facebook